¿Por qué nos cuesta tanto ser objetivos en la política, deporte o religión?

En Uruguay los partidos políticos son como el fútbol, nos parcializamos tanto que hay veces no vemos más allá de lo que sucede realmente y nos ponemos un balde en la cabeza para no mirar a los costados.

Cuando un político roba y se le detecta el robo enseguida decimos “pero los otros también robaron…”, “por lo menos este lo reconoce y renuncia”…, etc… Todo eso está mal, sea blanco, colorado, frenteamplista, del nuevo espacio, aprista, peruanos por el kambio, acción popular, etc… el que roba es un ladrón y punto, se tiene que tratar como un delincuente, porque lo es.

El tema es detectarlo inmediatamente y si se tienen las pruebas de los delitos cometidos meterlos preso como lo harían con cualquier persona. Escucho y leo el caso de Sendic, por dar un ejemplo, los de oposición de Uruguay lo crucificaron y los del Frente Amplio (partido de gobierno) los enorgullece que haya renunciado a la vicepresidencia de la República y le dieron un subsidio de casi 13 mil dólares. ¿Qué mensaje está dando el gobierno? Roba tranquilo que si te atrapan te vamos a indemnizar, cuando hay ciudadanos sacando comida de los conteiner de basura para poder llevarse algo a la boca.

Discúlpenme, pero nos pasamos de la raya. Si Luis Alberto Lacalle robó cuando era Presidente de la República y no fue preso en su momento, si se tienen las pruebas de sus robos hay que presentarlas y meterlo preso. Al igual que si robó o asesino o estafó o fue terrorista, sea quien sea.

Si tú que estás leyendo esto robaras un caramelo o matas a alguien, vas preso y bien metido preso estás, porque las leyes están para respetarlas y mucho más si eres una autoridad. Entonces, tu persona de oposición, fíjate si tus políticos son honestos y habla con el ejemplo. Al igual que te lo digo a ti gobierno, predica con el cumplimiento de las normas y leyes, predica el ejemplo y no aceptes coimas, no robes, no fundas bancos ni aerolíneas.

Otro ejemplo es el mal llamado “Derechos Humanos”, el cual se debería llamar “Derechos de los terroristas y delincuentes”.  Sí, sé que muchos me van recontra criticar por esto, pero es así. Los terroristas se amparan en los Derechos Humanos y hasta han llegado a ser presidentes de la República en distintos países de Latinoamérica.

Pero cuando ese ladrón, asesino, violador, terrorista, te lastima o un policía te defiende del robo de la violación o atrapa al asesino de tu familiar, para todos nosotros no existen los “Derechos Humanos”. Por eso es lo que digo, se debería cambiar el nombre de “Derechos Humanos”

Dejemos de una vez por todas los fanatismos de lado, les aseguro, uno vive mucho mejor que cuando no ve más allá de lo que quiere ver o aceptar. ¿Pelearnos por política, religión o deporte de qué sirve?, se los aseguro, de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *